El aplauso es para vosotros

El aplauso es para los novios que han tenido que cancelar sus bodas. Para nuestros proveedores, que han tenido que suspender su actividad. A todos os queremos decir que, muy pronto, el sol volverá a brillar

Por primera vez en nuestra vida, el mundo se ha detenido. Se ha detenido y nos ha dejado a todos una sensación extraña, de vulnerabilidad, de la que nunca antes habíamos sido conscientes. Se ha detenido la vida cotidiana, y eso es algo a lo que no estábamos acostumbrados, pero también se ha detenido la vida para las personas que llevaban meses preparando estos días con ilusión. Una pesadilla que ha irrumpido en medio de uno de los sueños más especiales que uno puede vivir en su vida: el día de su boda.

Un aplauso para nuestros novios

En estos días tan raros que nos ha tocado vivir, en MeteoBodas nos queremos acordar de las parejas que tenían programada su boda en estas fechas. Aunque ahora lo primero es la salud de todos, el confinamiento está siendo especialmente duro para vosotros; para todos los que, en estas semanas, pensabais celebrar el día más importante de vuestras vidas. Desde MeteoBodas os queremos decir que todo saldrá bien, que todo puede esperar y que, más pronto que tarde, celebraréis vuestra boda como os merecéis. Por nuestra parte, prometemos pintaros un sol enorme en el cielo cuando llegue ese día tan especial. 

Un aplauso para nuestros proveedores

En MeteBodas también sabemos que nuestros proveedores lo están pasando mal estos días. El varapalo emocional es doble porque, además de no poder desarrollar su actividad normal, también ven sufrir a las parejas que habían depositado en ellos su confianza. Por supuesto, también sabemos que el impacto económico sobre su actividad es importante. Así que, el aplauso de MeteoBodas, también es para vosotros. 

Cuando un problema tan grave como este irrumpe en nuestras vidas, todas nuestras preocupaciones anteriores nos parecen irrelevantes. La canción que sonará en el baile, la organización de las mesas, la decoración y hasta el vestido entran en un nuevo plano secundario desconocido hasta ahora. También el tiempo que hará en la ceremonia carece de importancia en un contexto como el actual. Pero volveremos a preocuparnos de todo eso: volveremos a preocuparnos de lo nimio, de lo convencional, de los pequeños detalles. Y cuando llegue ese día, sabremos que todo esto ha pasado, y que nuestra vida ha vuelto a ser normal. Habrá vuelto a ser maravillosamente normal. 

Con cariño,

El equipo de MeteoBodas